Mica tiene tres emprendimientos. Uno con su familia, otro con sus amigos y un tercero, personal. La joven albardonera de 26 años no descansa ni un segundo. Se recibió de diseñadora industrial hace dos años y ahora da clases en la Universidad Nacional de San Juan. También, se dedica al diseño de Packaging, con el objetivo principal de buscar la sustentabilidad.

 

Ella hace utensilios de caña para la mesa del hogar y el jardín, ese es su emprendimiento personal: le llamó “Ciclo sin fin”. La intención es comprometerse con el medio ambiente, con el objetivo de que el material de los productos se biodegrade y se puedan reutilizar. Por otra parte, ayuda a sus padres en una empresa familiar que fue evolucionando con el correr de los años. Arrancó como una casa de té, en Albardón, y hoy es un salón de eventos, que también recibe a los visitantes que tiene la oferta de un variado menú y de buena música: le llaman “Mafalda, Casa de Campo”. Por último, gestó una alianza con otras emprendedoras para poner su grano de arena en un proyecto conjunto. Así nació “Sabe a sol”, que tiene como objetivo potenciar los productos sanjuaninos para regalaría empresarial y personal.

 

Con sus dos proyectos grupales, pertenece a una cooperativa en Albardón, llamada COALTEC (Cooperativa Albardón Turística y Ecológica) donde participan de emprendimientos para fortalecer y fomentar el turismo en su departamento.

 

Los sabores, los aromas y lo natural, han marcado el camino de Mica y no es casual. Su mamá es artista y también tiene sus propios emprendimientos. Su papá es agrónomo y su novio sigue esos mismos pasos. Por eso se siente tan acompañada y en un mundo coordinado, donde el objetivo está claro. “En mi infancia, recuerdo que nos levantábamos a buscar los huevos que habían puesto las gallinas. Teníamos una granja orgánica y caballos. Incorporar lo que uno va viviendo te guía de manera intuitiva”. Mica se define como una persona soñadora e inquieta. “Siempre tuve hambre de hacer, de soñar, de creer que era posible. Me he golpeado contra muchas paredes, pero eso te hace crecer”, reflexiona.

 

Con estas estas virtudes y con tanta historia, Mica busca un espacio para hacer posible su sueño de crecer. Si bien, trabaja en un taller, quiere tener presencia en el centro sanjuanino. Por eso, quiere ser parte de Labore, para lograr su espacio personal y así crear una relación más fluida con sus clientes. “Es un objetivo pendiente, para poder reunirme con clientes o mostrar los productos. Muchos, buscan personalizar su pedido y para eso, necesito un espacio de trabajo. ¡Labore sería ideal!”, confesó.

0 Comentario(s)